Ola de privatizaciones en Sanlúcar la Mayor

Esta noche del 25 al 26 de julio de 2015 ha sido difícil dormir en Sanlúcar la Mayor. No sólo por el calor sofocante, sino porque alguien decidió privatizar el derecho al descanso de los ciudadanos y ha habido una macrofiesta que ha terminado en torno a las 8 de la mañana, con la música a tope. Créanme que escuchar “Paquito el Chocolatero” a las 4 de la mañana no es grato para nadie, salvo para los que gozan de la privatización del servicio público del derecho al descanso.

He tenido ocasión de, paseando, pasar por la puerta donde se estaba celebrando ese acontecimiento, donde seguían saliendo personas que se han beneficiado, insisto, de esta ola de privatizaciones, donde el interés general queda por debajo del particular.

Desgraciadamente, es una tendencia en alza en Sanlúcar. Ya hace más de 20 años asistíamos al lamentable espectáculo de los comienzos de Villa Salud, que inició su negocio sin las mínimas condiciones, felizmente hoy conseguidas. En aquel entonces, su propietario decidió iniciar el negocio con un pésimo equipo de sonido al aire libre y cuál fue mi sorpresa cuando un grupo de vecinos acudimos a protestar y resultó que se estaba casando la hija del entonces secretario del Ayuntamiento, con el alcalde como invitado especial, hoy concejal, que, obviamente, se limitó a mirar al horizonte. Quiero creer que aquello sirvió para acelerar la inversión necesaria en insonorización, de modo que bien está lo que bien acaba.

La ola de privatizaciones sigue con el uso y abuso de los aparcamientos ilegales. En la calle Real es habitual que se obligue a los usuarios a salir a la calzada para sortear el coche que ha decidido aparcar en la puerta del negocio que sea, con el viejo aforismo de “un momentito nada más”.  Seguimos con la ocupación de viales por parte de ciertos negocios de restauración, en clara competencia ilegal con otros, que son fieles cumplidores de la ley.

En fin, que estas actitudes también son privatizaciones, que contribuyen al deterioro de la calidad de vida de los ciudadanos y afectan a la imagen global de Sanlúcar. Y no piensen que estoy criticando únicamente al Ayuntamiento — que también — pues debería haber ido allí una patrulla de la Policía Local a controlar el ruido, porque estas cosas deben salir de cada cual. Ese industrial que ha organizado esa fiesta ha tenido esta noche un beneficio económico que es, como ya he dicho antes, resultado de una clara competencia desleal con otros locales que han invertido en insonorización y que cumplen la ley. Permitir esta injusticia es condenar nuestro futuro.

Anuncios

One response to “Ola de privatizaciones en Sanlúcar la Mayor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.